Es muy conocido por todos que el programa de inmigración EB-5, es un programa para la tramitación y aprobación de una Visa que fue creado por el Congreso de Estados Unidos en el año 1.990, y que dicho programa busca beneficiar el régimen financiero de los Estados Unidos mediante la generación de nuevas actividades económicas y por ende aumentar la generación de empleos.

En ese proceso se incluye la creación y autorización de los denominados Centros Regionales, como parte del experimento de revitalizar la categoría de la ley de inmigración que había sido poco utilizada históricamente en este tipo de situaciones.

Con este sistema de aprobación de visas, se brinda la oportunidad que un extranjero se convierta en residente legal permanente de los Estados Unidos, con la utilización de su propio capital, mediante el desarrollo de alguna actividad factible que le permita no solo preservar los empleos sino crearlos de manera puntual para beneficio de los trabajadores de EEUU, todo ello está amparado en la Ley de Inmigración Nacionalidad, que su sección 203 tiene como objeto, el estímulo del capital para la inversión y la generación de fuentes de empleo nuevas, que a su vez vayan en beneficio de la economía norteamericana.

Es por ello que este programa le otorga a ciudadano de otras nacionalidades que deseen invertir en EEUU, la posibilidad de obtener la residencia legal a través de este tipo de alternativa que representa la Visa EB-5 para inversores extranjeros o quinta preferencia por el sistema de empleo, como se conoce en algunos casos.

Son numerosas las solicitudes que hacen inversores extranjeros en este programa, para calificar y obtener la tarjeta de residencia, de los cuales muchos usan la figura de los centros regionales para hacer más llevadero el proceso, puesto que la mayoría aun no pueden estar mucho tiempo en dicho país.

En líneas generales, son pocos los requisitos que se exigen para poder participar en este programa y así obtener una tarjeta de residencia, entre esos requisitos tenemos el monto a invertir, que usualmente oscila entre un monto que va del medio  millón de dólares al millón, como capital inicial para la actividad comercial a desarrollar, otro requisito exigido es que esa inversión tiene que ir destinada a una actividad que ya esté en funcionamiento o que sea nueva.

Como recaudos adicionales tenemos que esa inversión que se vaya a realizar debe generar como mínimo 10 puestos de trabajo, destinados a trabajadores de Estados Unidos, que a su vez deben ser permanentes y de tiempo completo, y como último requisito, la persona solicitante de la visa debe estar involucrado de manera directa en el manejo del negocio, es decir, debe estar al frente de dicha empresa.

Todo este proceso de tramitación es recomendable que los solicitantes lo hagan a través de equipos de consultores y asesores profesionales con suficiente experiencia en el área, esto con el fin de evitar posibles errores que puedan muy lamentables al momento de la obtención de los documentos legales que le puedan permitir establecerse en los Estados Unidos como inversores.