Emprender en la era digital

En la actualidad muchas personas sueñan y se movilizan con la finalidad de emprender en la era digital; y convertir sus ideas en realidad pasando así a formar parte de la nueva era de los  emprendedores digitales. Ya que  cualquiera sea la actividad productiva o de negocio en la que se encuentre inmerso en emprendimiento; la presencia en el mundo digital es una tarea ineludible si se desea competir de verdad y hacerse vivible; en una sociedad donde alrededor del 80% de las compras o ventas se ejecutan o se contactan a través de la internet.

Crear una empresa en cualquier ramo no es y nunca ha sido algo fácil, sin embargo quienes asumen este reto en la actualidad; deben incorporar  las herramientas tecnológicas que el desarrollo informático y telemático colocan a disposición. De otra manera el desarrollo del emprendimiento será mucho más difícil y consistente. Las herramientas que actualmente el comercio electrónico y el marketing digital colocan para emprender en la era digital; deben ser implementadas con pertinencia, ajustándolas a la ecuación necesidad y servicio. Para así entrar eficientemente al amplio mundo del internet donde la competencia estará a tan solo un click de nuestros clientes potenciales.

 

Acérquese a aquellos países con políticas solidas

Por otra parte uno de los países que está a la vanguardia en este tipo de tecnologías son los Estados Unidos; es de pleno conocimiento por parte de muchos, que es un pais prospero y abierto para aquellos que desean emprender en la era digital. Uno de los tramites que exige este gobierno para poder laborar con plenitud es la visa americana EB 5; esta permite a los nuevos inversores, desarrollar plenamente sus ideas de negocio. Las visas Estadounidenses cumplen múltiples funciones, por lo tanto la más correcta en este tipo de casos es la visa de inversionista EB 5. La era digital, exige y facilita estar presente en diversas partes del mundo; por este motivo es de vital importancia residir en un pais que tenga políticas solidas para ofrecer mejores servicios.

Muchos emprendedores de estos tiempos apuestan por asumir las nuevas tecnologías; de tal manera que las convierten en un instrumento clave  para su consolidación y desarrollo. Ya que las valoran como fundamentales para poder triunfar en el corto, mediano y largo plazo. En nuestra compañia, consideramos que la entrada triunfal de un emprendimiento a su mercado de negociaciones dependerá; de la eficiencia y eficacia con la cual manejen las herramientas de comercialización; organización, planificación  y producción que la era tecnológica nos ofrece.

Hoy día cada vez más emprendedores optan por crear sus propias App móviles; con las cuales poder centralizar su negocio, gestionarlo y diversificarlo. Para muchos el  invertir en una App y  el diseñar y ejecutar una adecuada estrategia de marketing; es indispensable para conseguir reponer en el menor tiempo posible la inversión efectuada.

 

Las grandes marcas, un ejemplo a seguir

Aunque el desarrollar e incorporar una App apropiada para nuestro emprendimiento no será sencillo; pues  requerirá de proyección, amplitud y una serie de recursos necesarios. No  debe ser visto como una idea descabellada o desfasada; puesto que cada vez un mayor número de personas  realizan todo tipo de consultas y compras; a través de sus aparatos electrónicos, Smartphone u otros dispositivos móviles.

Las grandes marcas, las pequeñas empresas y los emprendimientos nuevos; reconocen el potencial que tienen en la actualidad las aplicaciones móviles para el desarrollo del negocio. Por cuanto aunque suene prematuro, pensar en invertir en una App propia; será una buena idea que debe ser bien sustentada, planificada y ejecutada.

Dado que no todos sabemos o tenemos idea de cómo hacer para crear una app desde cero; es muy importante buscar un buen aliado, que nos brinde la asesoría profesional  necesaria; a fin de estudiar los pro y los contra. Así como cualquier otro elemento de interés  que debamos considerar para realizar la correcta implementación de la App en el momento justo.