Seleccionar página

Fallas en el servicio

Todo aquél que se dedique a alguna actividad comercial o productiva de cualquier índole debe plantearse con cierta frecuencia; el recorrer todos y cada uno de los diversos procesos que debe seguir su cliente para poder evitar fallas en el servicio ofertado. La idea consiste en colocarse en los zapatos del cliente y emprender el camino que ellos deben frecuentar; tanto antes de entrar en contacto con nosotros, como durante y después de ser servidos. Para así conocer con certeza el por qué ellos nos eligen, tratando de mirarlo desde sus perspectivas y no desde las nuestras; el por qué nos prefieren en lugar de a otro de la competencia; para seguidamente valorar el qué y cómo les estamos atendiendo y agradeciendo tal elección, que nos permitan estrechar más y mejor dichos vínculos.

Debemos preocuparnos por observar y analizar paso a paso la experiencia que están viviendo nuestros clientes. Las fallas en el servicio son uno de los más frecuentes problemas que presentamos con os empleados; lo cual nos condiciona y puede hacernos perder grandes negocios. De esta manera vamos a mejorar nuestros servicios; teniendo en cuenta lo que ellos quieren encontrar y no necesariamente lo que nosotros les queremos ofrecer.

Con este tipo de acciones podremos determinar las fallas en el servicio y la atención que estamos brindando al cliente, para poderlas corregir a tiempo y prometer solamente las cosas que sabemos que podemos cumplir, de modo que no creemos falsas expectativas en los  clientes que puedan concluir en frustraciones y decepciones perjudiciales para el futuro del negocio.

Nuestra compañia destaca la importancia de recorrer todo el proceso comercial que debe efectuar el cliente; pues en él podremos determinar si nuestra propuesta de valor es tan maravillosa, genial y efectiva como creemos; y si responde a las necesidades.

 

Conocer la cultura de nuestro nuevos clientes es de vital importancia

Si queremos emprender un nuevo rumbo hacia un gran pais como lo es Estados Unidos, hay que hacer las cosas correctamente; la documentación que exige este pais es bastante amplia por este motivo debemos conocer algunos datos sobre la Green Card. Este papel certifica nuestra estadía en el pais y no permite establecer opciones para crear un negocio en EEUU; permitiéndonos cumplir con nuestro objetivo inicial. Por este y muchos motivos que nos acercan a la prosperidad y éxito de nuestro proyecto; debemos seguir distinguiendo las diversas fallas en el servicio, con el único fin de mejorar para nuestros nuevos clientes.

El chequear la experiencia que los clientes viven con las diferentes personas con quienes interactúa antes; durante y después de una compra. Nos hablará de la coherencia o no que existe entre lo que prometemos, decimos y hacemos. Debemos recordar que el posicionamiento de nuestra marca no se logra precisamente por lo que decimos, sino por lo que estamos haciendo.

Para establecer una verdadera diferenciación y ser referidos por nuestros clientes; debemos verificar que nuestra promesa de valor es cumplida honorablemente en cada fase. Por lo que el recorrer como un cliente más nuestros procesos será una estrategia ideal. El actuar como un cliente común y corriente nos permitirá corroborar que las acciones  ideadas para cada momento; o punto de contacto con éste se estén desarrollando tal cual como han sido planificadas. Y que es factible generar con ellas las satisfacciones esperadas en cada cliente.

 

Exploremos a profundidad nuestra compañía

Este tipo de recorridos nos permitirá explorar a profundidad cada fase, reparar errores y nos facilitará la oportunidad de encontrar; nuevas oportunidades, que nos ayuden a crear atractivas opciones para atraer y fidelizar a otros clientes potenciales.

Pasear por las tres grandes fases de interacción con el cliente antes, durante y después de un proceso de compra es fundamental; para quienes deseen mejorar sus ofertas y servicios. Pues en cada una de ellas, nuestros clientes viven experiencias que pueden marcar una relación de calidad duradera en el tiempo; o un proceso transitorio que no merezca ser repetido.