Problemas del cliente

En el negocio inmobiliario, cuando de comprar y vender inmuebles se trata, los profesionales responsables de gestionar; negociar y comercializar con los clientes. Deben enfrentar la dura y trabajosa tarea de procurar entender todas las situaciones de los problemas del cliente; para ayudarles a superarlas y resolverlas de la mejor manera posible, procurando que ambas partes resulten favorecidas.

Así que, un buen agente en bienes y raíces debe esforzarse por convertirse en un experto en la resolución de problemas del cliente; de modo que ninguna negociación se le caiga por no saber cómo enfrentar algunos percances; que pudieran ser muy sencillos de atender, pero que por inexperiencia o por poseer una actitud evasiva ante las dificultades; se pudiera exponer a perder un gran negocio. Todo agente inmobiliario debe centrarse y esforzarse por solucionar los problemas del cliente; lo cual será mucho más sencillo si éste posee una verdadera vocación de servicio. Pues requerirá de una alta capacidad de escucha, comprensión y empatía; para saber ponerse en el lugar del cliente y entenderle a plenitud.

Cuando se abarca otro país para empezar a conquistar un nuevo mercado, es indispensable la comunicación con el cliente; de esta manera debemos conocer muy bien el idioma o manejarlo en un alto porcentaje. Este es el caso de los negocios que se pueden generar en Estados Unidos, saber el idioma inglés nos asegurara una comunicación asertiva con nuestros clientes. Sin embargo no solo el idioma es indispensable, también hay que conocer las ventajas y desventajas de invertir en Estados Unidos; con el único fin de sacar adelante y con el éxito el proyecto. Los negocios y emprendimiento, son de gran apoyo por el gobierno de este país.

 

Atención a los pequeños detalles

Muchas veces los agentes de ventas de bienes y raíces subestiman las cosas que preocupan a sus clientes; por pensar que son insignificantes y porque ellos como especialistas saben que ciertos detalles no son ningún problema; muchas veces no se dan cuenta que cualquier situación que angustie a un cliente no debe ser ignorada sino; confrontada, aclarada y resuelta con las herramientas que domine el cliente. Porque de lo contrario éste puede predisponerse y abandonar el proceso de compra.

En los negocios de comprar y vender  inmuebles cuantos más problemas nos dispongamos a resolver junto a nuestros clientes; mayor confianza les inspiraremos, de modo que la estrategia de resolver problemas contribuye a crear un clima de mayor seguridad, confianza y apertura.

El agente inmobiliario en cuanto acompañante y orientador de un proceso de compra de una vivienda; local comercial u otro tipo de propiedad. Debe saber generar ideas que contribuyan a superar las adversidades que se presenten en el proceso; pero desde la óptica de mayor beneficio para el cliente. Pues al final de cuentas es quien realizará la inversión y obtendrá o no el inmueble deseado.

Cuando la estrategia de resolver problemas es desarrollada en forma ideal, con certeza como agente estaremos fortaleciendo vínculos; que afianzarán una relación de calidad con el cliente que seguramente perdurará en el tiempo. Y se traducirá en ventas futuras y en recomendaciones con nuevos clientes potenciales.

Para tener éxito en este tipo de praxis debemos convertirnos en profesionales cualificados, con vocación de servicio, capaces de comprender; y entender perfectamente los deseos e inquietudes de nuestros clientes, para ayudarles a superar dichas preocupaciones y angustias.